Blog

¡Cruceros con Visita: reglas para una Cata de Vinos de excelencia!

volver

Embárcate en un Crucero por el Duero con Visita y aprende las reglas fundamentales de una cata de vinos!

Según las palabras de Fernando Pessoa: “¡Buena es la vida, pero mejor es el vino!” Esta magnífica bebida invita siempre, alrededor de una mesa, a las más animadas conversaciones. Además, para catar bien los vinos, hay que tener en atención algunos cuidados especiales. A fin de cuentas, saber apreciar un vino es en sí mismo un arte… En este artículo, ¡te invito a embarcar en nuestros Cruceros por el Duero con Visita y navegar en un sabroso mundo de Catas de Vinos!

¿Planificando dónde ir en tus vacaciones de verano? ¿Porque no aprovechar un fin de semana para un deslumbrante crucero por el Duero? Te sugerimos el sublime Oporto-Régua-Oporto (con Visita) o el encantador Oporto-Pinhão-Oporto. En estos programas, además de la experiencia de navegar por las tranquilas aguas del río Duero, puedes disfrutar también, en el denominado corazón de la Región de Duero, de una maravillosa Visita a una Bodega con Cata de Vinos incluida.

Si prefieres quedarte en Oporto, visita las famosas Bodegas de Vila Nova de Gaia y hace una selecta cata de vinos en nuestro Crucero por los Puentes en Duero con espectáculo de Fado.

Degustar un vino es disfrutar de todo el placer que una excelente botella nos puede dar. Así que, lo que proponemos ahora es sugestionar os algunas reglas básicas con respecto a la cata de vinos, para que puedas maximizar el regodeo que se puede tener con este precioso néctar.

 

UM VINHO PARA EXPLORAR OS CINCO SENTIDOS!

Elegir un buen vino y saber cómo tomarlo correctamente tiene una importancia decisiva en el éxito de una cata de vinos. En primero, en cuando estamos dispuestos a beber un buen vino es importante no tener prisa. El mejor honor que podemos prestar a este notable producto de la Tierra e del Hombre es degústalo tranquilamente. ¡En verdad, nadie aprecia una obra de arte se pasar por ella corriendo!

Otro aspecto que merece la pena tener en cuenta es que el vino se aprecia recurriendo ¡a todos los sentidos y no solamente al paladar! Así que hay diferencia entre la “cata sensorial” y la “cata analítica” (hecha a través de análisis en laboratorio). Por esta razón, también los enólogos se refieren a los vinos por la siguiente ordene: visión, olor y paladar, denominándolos como “aspecto”, “nariz” y “boca”.

 

VISIÓN

En una copa transparente, de preferencia propio para cata, mire el vino contra una superficie blanca (por ejemplo, un mantel o una hoja de papel blanco) desde el lado y de arriba. Debes apreciar el vino, la tonalidad e intensidad del color y la limpidez.

Inclina la copa. El vino va ahora quedarse más translúcido. Esto es uno de los motivos porque se debe poner una pequeña porción de líquido en la copa, un quinto o un cuarto de su capacidad total. Se podrá apreciar ahora las distintas tonalidades entre el borde y el centro de la superficie del vino. Todos estos detalles son reveladores de la calidad y del perfil del vino. Rápidamente se percebe que a la medida que vamos ganando más conocimiento en esta materia, más interesante y agradable será la cata.

¡Una cata de vinos de éxito debe incluir siempre un viaje por los 5 sentidos¡¡Una cata de vinos de éxito debe incluir siempre un viaje por los 5 sentidos¡
Sigue las reglas fundamentales de una cata de vinos y disfruta de una degustación única. Sigue las reglas fundamentales de una cata de vinos y disfruta de una degustación única.

OLOR

Por otro lado, se vierten pequeñas cantidades para la copa de cata para ayudar a la próxima fase de la cata. Después de oler el vino sin agitar la copa, debes girarla para que el líquido pase por las paredes de la copa, liberando sus aromas que pueden cambiarse desde la primera vez que lo has olido. Recurriendo a tu memoria olfativa intenta identificar los aromas que el vino está libertando, tanto antes como después de rodar el vino en la copa. Hay aromas que nos acuerdan frutas (por ejemplo, frambuesa, limón, frutos secos…), tostados (café, tostadas…), madeira, especias y otros. En general, cuanto más intenso es el aroma de un vino, mejor es su calidad.

 

TACTO

En cuanto pensamos cómo incluir el tacto en nuestra cata de vinos la primera reacción es de extrañeza: ¿Tacto? ¿Pero cómo? Nos olvidamos de que tenemos la capacidad de tantear con todo nuestro cuerpo, incluso, con la lengua y boca, por lo tanto, de esta forma podemos detectar la textura de los taninos y la untuosidad del vino.

 

PALADAR

Esta es la fase más importante de la cata. Con respecto debo acordarte de que las papilas gustativas están dispersas por distintos puntos en la lengua y también por en tras de la boca (en la faringe y donde empieza el esófago). Mientras que con la punta de la lengua se sienten los sabores dulces, por en tras se sienten los amargos. Los ácidos y salados se sienten en otros puntos de la lengua. Así que, después de ingerir una pequeña porción de vino, debes hacerlo pasar todo el interior de tu boca antes de tragarlo o escupirlo. En este momento te podrás concentrar en el cuerpo del vino, en la acidez, en la dulzura (o, por su vez, en la sequedad), en el amargor y en la astringencia (cuando la lengua y las encías se quedan ásperas). Para degustar un vino debes tomar un pequeño trago, aunque que también otro después de una pequeña pausa entre ellos.

La degustación termina con el denominado “fin de boca”. Es decir, el sabor que se queda en la boca después de tragar o escupir el vino. Puede ser más prolongado o corto. Así se puede concluir que, un vino corto jamás puede ser un vino de calidad.

 

UN BRINDIS A LOS DIOSES

Ya os hablamos de la vista, del olfato, del tacto y del gusto. Pero ¿y el oído? Dicen que para que el vino sea apreciado en toda su plenitud, debemos utilizar nuestros cinco sentidos.

¡Y entonces surge la historia del brindis! Hay muchas historias sobre el origen de esta antigua tradición, algunas basadas en hecho históricos, otras en la mitología.

Los registros más antiguos indican que la historia del brindis empezó con los griegos y Romanos que, en la Antigüedad, erguían sus copas de vino como ofrenda a los dioses. Otros relatos muestran que el brindis tuve su origen por otra razón: el brindis era una forma de marcar el fin de los conflictos y era una muestra de confianza. En esa época, era muy común envenenar las copas para deshacerse del enemigo. Durante los banquetes para señalar la paz, los líderes o anfitriones chocaban sus copas con las de sus enemigos, mostrando confianza, pero mediante el choque mezclaban el contenido de estas. Tiempos difíciles para aquellos que les gustaba el vino, ¿no? ¡Entonces hay que gritar “Salud” siempre que hay un brindis!

Hace un brindis, un pequeño ritual que atravesó culturas y significa felicidad.Hace un brindis, un pequeño ritual que atravesó culturas y significa felicidad.
Dios Dionísio, el dios del vino en la mitología griega. Dios Dionísio, el dios del vino en la mitología griega.

Por otro lado, se dice – en una versión más poética – que el origen del brindis tiene que ver con una fiesta que Dionisio, dios griego del vino, ofreció en el monte Olimpo. Ahí, todos los invitados disfrutaban de todos los placeres del vino – a través de la vista, el olfato, el gusto y el tacto – pero quedaba faltando el oído. Así que Dionisio, pidió a los participantes que chocasen las copas para celebrar la ocasión, generando un sonido para los enamorados del vino, consiguiendo que el vino maravillase cada uno de los sentidos. Interesante, ¿verdad?

 

Y tú, ¿cuál crees que es el origen del brindis? ¿Qué narrativa te convence más?

Son muchas las versiones que explican el origen del brindis. ¡Estas y otras narrativas son contadas en primera mano por nuestros especialistas! Reserva el tour Experiencias por el Duero, visita una de las más famosas Bodegas de la Región, prueba los fantásticos vinos que son producidos ahí y fascínate con las historias y curiosidades con relación a este famoso néctar.

Sea para celebrar victorias, saludar deidades, proclamar conquistas o conmemorar momentos especiales, la verdad es que un brindis transmite siempre alegría y buenas vibraciones.

Hace un brindis con nosotros a bordo de nuestros Cruceros con Visita. Alza tu copa y…¡Salud¡ ¡Chinchín!

¡Atención! Al navegar y continuar en nuestro Sitio Web estará consintiendo el uso de las Cookies para una mejor experiencia del usuario.
Conozca nuestras Políticas de Privacidad y Cookies aqui